Desde la perspectiva pedagógica de Celestin Freinet nos esforzamos por mantener un sano equilibrio entre la tradición y la innovación. Mantenemos así, los principios pedagógicos que validan nuestra experiencia, de modo que  se propicia que el educando disfrute lo que hace, experimente la libertad y asuma la responsabilidad que dicha libertad conlleva.
 
Con el apoyo de las nuevas tecnologías, abordamos el desarrollo de los dos aspectos esenciales del educando: el de la información en el ámbito académico y el de la formación de hábitos y actitudes vinculados a una escala de valores que constituyen el Deber Ser de la Escuela que se sintetiza en nuestro lema de “Una Escuela de Pensamiento en Libertad.”
 
Esta idea de comunidad conlleva dimensiones que la hagan operativa. Por esta razón, la Escuela ha mantenido únicamente los nueve grupos que, en sus 50 años de vida, ha comprobado que favorecen la interacción dinámica que requieren los procesos de una Educación Activa.

​RESPETO A LA PERSONALIDAD DEL NIÑO: se basa en el reconocimiento y la aceptación de las diferencias individuales.

​EDUCACIÓN PARA LO SOCIAL: por medio de la interacción del grupo al que el educando pertenece se le integra para que participe y contribuya en la modificación social a que aspira.

DESARROLLO DE LA CAPACIDAD CREADORA: fomentar la creatividad y la libre expresión dará al niño satisfacción y seguridad.

LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD: la libertad se realiza en el interior de la persona y se manifiesta en la posibilidad de elección, toma de iniciativas y decisión entre varias alternativas, asumiendo la responsabilidad de la propia elección. Esa libertad individual no existe fuera de un contexto social, y quien actúa al margen de tal realidad, sin respeto por los demás, no está ejerciendo la libertad, sino el individualismo.