Desde la perspectiva pedagógica de Celestin Freinet nos esforzamos por mantener un sano equilibrio entre la tradición y la innovación. Mantenemos así, los principios pedagógicos que validan nuestra experiencia, de modo que  se propicia que el educando disfrute lo que hace, experimente la libertad y asuma la responsabilidad que dicha libertad conlleva.
 
Con el apoyo de las nuevas tecnologías, abordamos el desarrollo de los dos aspectos esenciales del educando: el de la información en el ámbito académico y el de la formación de hábitos y actitudes vinculados a una escala de valores que constituyen el Deber Ser de la Escuela que se sintetiza en nuestro lema de “Una Escuela de Pensamiento en Libertad.”
 
Esta idea de comunidad conlleva dimensiones que la hagan operativa. Por esta razón, la Escuela ha mantenido únicamente los nueve grupos que, en sus 50 años de vida, ha comprobado que favorecen la interacción dinámica que requieren los procesos de una Educación Activa.